La fruta también tenía espinas